Seleccionar página

Para mantener tu hogar caliente en invierno y, a la vez, reducir el consumo y aumentar la eficiencia, lo ideal es seguir una serie de pautas y consejos que te detallamos a continuación.

1. Mantener la temperatura de la casa de forma constante.

El mayor gasto de un sistema de climatización se produce cuando se dan cambios bruscos de temperatura.

Muchas familias creen que es mejor tener los aparatos apagados y encenderlos cuando notan la casa fría.

¡Noooo!

Si lo haces de esta forma, los equipos deben realizar un trabajo mayor, para lo cual, necesitan un mayor consumo de energía.

Por el contrario, si mantienes los aparatos encendidos a una temperatura constante, evitarás que los equipos tengan que pasar de una temperatura a otra muy diferente y, por lo tanto, gastarás menos.

Lo ideal sería mantener la temperatura de tu vivienda a 20 o 21 grados, para que el cambio de temperatura no sea tan brusco.

Según el IADE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), la temperatura ideal para mantener la casa sería de 20º.

A partir de esta temperatura, el gasto aumenta un 7% por cada grado de más.

2. Dejar las persianas abiertas para provechar las horas de sol

Durante el día, los rayos del sol pueden calentar tu casa y ayudar a que la temperatura de tu hogar aumente. Para ello, debes dejar las persianas abiertas.

Evitarás que la temperatura de la vivienda descienda mucho y ayudarás a reducir el consumo de tu sistema de climatización.

3. Cubre el suelo y las paredes más frías

Como norma general, las paredes que dan al exterior suelen estar a 3 ó 4 grados menos que las paredes del interior de la vivienda.

Para no perder energía y ayudar a mantener el calor de la casa, te recomendamos cubrir las paredes con elementos decorativos como cortinas, estanterías, muebles, cuadros, etc.

4. Presta especial atención a los puntos cálidos de la casa

Dentro de todos los hogares, hay estancias más calientes que otras. Cuánto más interiores, más calentitas son.

En la medida de lo posible, intenta hacer vida en estas estancias.

5. Aisla ventanas y puertas.

Es importante que tomes medidas para aislar térmicamente tu hogar.

Puntos esenciales a tener en cuenta son puertas y ventanas. Lo ideal es elegir ventanas con marcos y cristales de buena calidad. Las ventanas de PVC, aluminio o madera son las más aislantes.

Existen ventanas o cristaleras específicas para proteger del frío y la humedad del ambiente. El uso del doble acristalamiento con cámara de 16mm es una garantía para asegurar el confort en tu hogar y aislarlo térmicamente.

Si no cuentas con este tipo de carpintería y no quieres meterte en un gasto adicional, puedes usar burletes para evitar que el frío pueda penetrar a través de las brechas de ventanas y las puertas.

En Climarfrica, somos expertos en equipos de aire acondicionado y realizamos instalaciones con sistemas de las principales marcas, tanto en obra nueva como para empresas y particulares.

Te asesoramos cuanto haya que realizar una reparación en tu aparato o, si prefieres, la instalación de un equipo nuevo.

Contacta con nosotros y solicita un presupuesto sin compromiso.